sábado, 11 de septiembre de 2010

Explosión

El describir el placer que sentí a tu lado esa noche, es casi imposible. 




Los aromas me tenían atrapada, el café, el chocolate estar cocinando sola en casa era una experiencia que se parecía mucho a una explosión de placer de esas que solo he conocido contigo. En un instante cerré mis ojos y me dejé llevar por la mezcla de esos aromas, el recuerdo de tus besos y la cercanía que recordaba de tu cuerpo contra el mío, esa gota de hielo que premeditadamente habías dejado correr por mi espalda mientras tus manos delicadamente dejaban mi pecho desnudo y maliciosamente recorrían cada poro hasta rozar lentamente mis pezones que parecían pequeñas gomas de lápiz, rosas, firmes que se endurecían como respuesta a la presión entre tus dedos. Aunque pareciera un "cliché" erótico me vendaste los ojos, mis labios probaron el helado de café de tus labios, sabías perfectamente como encenderme y la combinación de ese aroma, sabor y tus besos me tendrías a tu merced, no veía pero podía sentir tu piel desnuda muy cerca de mi, tu piel se erizaba y al hablarme al oído estando de frente a mi espalda pude sentir como estabas excitado tu también, haciendo que te deseara más...pero tu tenías otro plan. Esa madrugada mi cuerpo fue barquillo de helado, copa de champagne, plato para fresas con crema, y obras de arte hechas de chocolate que sería el menú que tu lengua devoraría y apenas la entrada a la explosión que nos esperaba...
...me tomaste por completo empezaste lento, mis jadeos y gemidos eran al ritmo y la intensidad de tu penetración, me perdí entre tus brazos, mordí mis labios, rasgué las sábanas, no podíamos detenernos y así llegó la explosión que disfrutamos los dos...
...Despertar.

No hay comentarios: