martes, 26 de mayo de 2009

Despertar (De la serie: Ariadne)

Ariadne, sentada en el patio de atrás sola
(Ja! ¿cuándo has estado acompañada querida?)

Pensativa solo paseaba la pluma sobre el papel
sin saber que decir, sin saber como expresar lo que sentía
como era su costumbre dándole rodeos a todas sus palabras
(¿Algún día dejarás de ser tan evasiva y enfrentarás a tu corazón?)

Cuando de pronto empezó a escribir sin pensar ideas sin parar
fué como si de repente todo lo que quería decir su mano lo supiera
ella misma no creía lo que estaba pasando y cuando por fin pudo parar
solamente se limitó a suspirar y estallar en un llanto liberador
(¿no habría sido mas fácil hacer esto desde el principio?)

Una oleada de viento con olor a incienso de vainilla cubrió su rostro
y en ese momento dejó de llorar para leer y ordenar las ideas escritas
sus ojos verdes se abrieron más grandes aún cuando se dio cuenta de algo...
...escribió: "ya no te lastimes mas, enfrenta la vida y deja de buscar el amor donde no está"
y a un lado de esa dolorosa frase para ella decía en mayúsculas " Te lo prometo"
(Si, claro ¿o acaso ya encontraste la fuerza que necesitas para amarte a ti misma?)

Ella no lo sabía pero a partir de ese día su vida cambiaría dando un giro total
en ese momento una sonrisa nunca antes vista enmarcó su rostro
su doblada espalda se irguió y dijo para sí: "Hoy volví a nacer"
Dicho esto volvió a tomar su libreta y empezo a escribir cosas muy diferentes a las anteriores
(¿De verdad tienes el valor para hacer esto?, Demuéstralo)

Escuchando: La quinta estación - Que te quería

3 comentarios:

David dijo...

Ariadne, has pasado de la fantasía a la realidad, ya no sueñas, ya no suspiras... que bello gracias por compartirlo.

"Quién miraría dentro de mi? En mi tiempo de necesidad"

UnScArrEd dijo...

There are things we share
one of them is our friendship
unconditional frienship..
You know i am here with you
If you need a hug.. i'll give it to you.

;)

Anónimo dijo...

El amor, muy complicado, no puede amar quien se lastima a si mismo, Ariadne ha dado el primer paso del resto de sus dias, sin dolor, sin tristeza.
oreik et